Imagen relacionada Sientes que tu negocio no consigue despegar en Internet? cansado de ver como no llega trafico a tu sitio?. y se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza. Es algo así como un choque frontal de realidad que te obliga a abrir los ojos y darte cuenta de que el camino que sigues, a veces desde hace unos meses y otras desde hace incluso años, no lleva a ninguna parte. No te voy a negar que es duro. Primero, reconocerlo y, después, salir de ese laberinto y encontrar la ruta correcta. Pero plantéatelo de otro modo: cuanto antes asumas que te has caído, antes te levantarás. Estas son las 25 razones más probables de que tu negocio no funcione.

1. No te lo tomas en serio

Deja de comportarte como un aficionado. Emprender es algo serio. No vale con leer un blog de éxito, ponerte a soñar y lanzarte a la piscina. No vale con dedicarle unas horas un fin de semana sí y otro no, cuando te acuerdas y sin mucha planificación. Si has montado un negocio online tienes que actuar como un verdadero emprendedor digital. Está bien que tu proyecto te diverta. De hecho, es imprescindible que lo haga, pero recuerda que no haces esto solo como una afición. Céntrate en los temas que dominas, lee mucho y fórmate cada día. Aprende de los mejores y explica a los tuyos que esto va en serio. Pero aún más importante: actúa. Porque los conocimientos nacen de la experiencia práctica. No tengas miedo de hacer. Los negocios que siempre fallan son los que no se mueven.  

2. No tienes estrategia

Vale. Piensa en esto: ¿cómo vas a llegar al destino si no sabes ni a dónde vas ni cuál es el camino? Absurdo, ¿no? Pues tan absurdo como eso es montar un negocio online sin tener claro qué persigues, a quién te diriges y cómo vas a llegar hasta tu audiencia. Eso de “vendo lo que sea o lo que pueda y a quien sea” no funciona. NUNCA. Y, sin embargo, creo que sigue siendo el problema nº 1 de muchísimos emprendedores digitales. Así que siéntate, decide qué público necesita tu ayuda y cómo vas a solucionar su problema. Define tus objetivos y, a partir de ahí, traza tu hoja de ruta para llegar a ellos. ¡Ah! Y no te olvides de que tu negocio online es un proyecto vivo. Necesitarás ir adaptando tu estrategia con el paso del tiempo.  

3. No aplicas el modelo de negocio correcto

“Monto un blog, consigo visibilidad, pongo Adsense y me forro”. Como la información antigua compite igual en Google que la información más reciente, muchos leen recomendaciones de hace 5 años atrás que no sirven para nada…sin darse cuenta. No me cansaré nunca de decírtelo, si NO eres publicista online profesional, no pienses NUNCA que la publicidad puede financiar tu proyecto. Diciendo esta tontería solo demuestras que ni siquiera te has parado 5 minutos para tratar de diseñar tu modelo de negocio.

4. No sabes quiénes son tus clientes

  • Si no entiendes las necesidades de tus clientes, no sabrás aportar respuestas específicas para resolver sus problemas.
  • Si no identificas sus miedos y sus dudas, no sabrás convencerlos para que te compren tu solución.
  • Si no sabes quiénes son tus clientes, no lograrás intimar con ellos y terminarás perdiendo los proyectos, aunque seas un excelente profesional.
Describe con máximo detalle el perfil de tu cliente ideal y en no menos de una hoja A4. Valida tus ideas con clientes reales. Invítalos a comer y haz preguntas estratégicas para confirmar o no tus hipótesis.

5. No sabes quiénes son tus lectores

Has montado un blog porque quieres visibilidad online. Bien. Pero ¿qué papel tiene tu blog? ¿Atraer lectores o visitas? Esta diferencia es fundamental. No te ve a servir de nada llevar a miles de personas hasta tu página si no son las adecuadas.
Tus contenidos deben ser interesantes y útiles para un target de lector bien determinado, que después pueda transformarse en cliente.
Si eres coach para ejecutivas cuarentonas divorciadas, escribe sobre los problemas de la vida de ejecutivas cuarentonas divorciadas, NO sobre lo que haces como coach. De lo contrario, solo atraerás a tu competencia en lugar de a futuros clientes.

6. No eres congruente

Yo solo hablo de lo que hago y de las herramientas que uso desde años. Comparto mis experiencias y, cuando no sé algo, lo digo. Te recomiendo que tú hagas lo mismo. Tus seguidores no son tontos. Quizá los engañes una vez, pero no dos.

7. No eres creíble

Si no has experimentado en tu propia piel los temas que abordas en tu blog, no eres creíble. Te lo digo así de claro. Caso concreto, un chaval de 23 años con Master en empresariales que bloguea sobre emprender… cuando nunca ha trabajado en su vida, ni emprendido nada. Hay cosas tan absurdas impuestas por el estado que no lograrás entender nunca, pero que terminan forjando la personalidad de los emprendedores a pie de calle. Sin credibilidad, no hay confianza, sin confianza, no hay ventas.

8. No tienes autoridad

Ahora todos queremos ser mentores . Está bien, yo también estoy en ello.
  • La autoridad no sólo depende de la edad que tienes sino de haber recorrido con éxito los caminos que tus alumnos quieren ahora recorrer…
  • La autoridad tiene que ver con el respeto hacia lo que haces, que tienen tus parecidos y tus competidores.
  • La autoridad también es una percepción del mercado. A menudo se confunde con la popularidad o el reconocimiento público.
Ser un referente, sin duda, dinamita tus ventas. Tal vez menos que ser popular…

9. No quieres intimar con tu comunidad

Escribes en un blog pero quieres preservar tu vida privada. No hay fotos tuyas, tampoco de tu familia, raramente hablas de ti o compartes tus opiniones. Imagínate un tío con máscara (de forma literal) en una reunión de venta de toda la vida. Probabilidad de vender = cero ¿verdad? La gente quiere conectar contigo, facilítalo.

10. No consigues diferenciarte

Cuando más te integras en tu propuesta de servicios, haces que sea más difícil competir con ella. Te Gustaría diferenciarte de tu competencia y comenzar a a ver resultados de manera efectiva pincha en el siguiente enlace: http://despegatunegocio.pagedemo.co/

Si te gusto el contenido compartelo
Facebook
LinkedIn
Instagram